Para llevar la música mexicana a otro nivel hay que pensar y trabajar en grande

De TRIUNFO tengo que decir puras cosas buenas

Por Nelson Henríquez C. 

Es uno de los fundadores de la organización gremial donde ahora es el máximo dirigente. Sarcásticamente afirma que “me dieron la presidencia pero no me dijeron cuándo la iba a asumir”. Se refiriere así al hecho de que en los últimos 14 meses deberían haber realizado cuatro asambleas y en la práctica no se ha efectuado ninguna debido a la pandemia por el coronavirus. 

Sostiene, asimismo, que la junta presencial de abril (20 y 21) en Las Vegas se lleva a cabo después de haber sopesado todas las posibles medidas sanitarias de seguridad para evitar cualquier riesgo de contagio entre los asistentes. 

“Desgraciadamente todo esto ha sido muy trágico”, dice en relación a la pandemia. “Entre miembros titulares de la organización e indirectamente artistas que trabajan con ellos calculo que han fallecido hasta unas 30 personas. Incluyendo a quienes estaban retirados o inactivos y algún tiempo trabajaron en la música la cifra es muy superior. Gracias a Dios se ve una luz al final del túnel y ya viene la recuperación”. 

Tal como se estila ahora, nuestra entrevista con Pedro Zamora se verifica digitalmente y de costa a costa entre Los Angeles y Nueva York. 

 

—¿Cuáles van a ser las prioridades una vez que se alcance la “normalización” entre comillas? 

Bien lo has dicho, Nelson: entre comillas. Yo creo que todo este año 2021 y parte del próximo no vamos a regresar al punto en que estábamos. La “normalización” nos va a llevar un añito más. Para julio o agosto podríamos estar trabajando más normalmente cuando ya una cantidad significativa de personas estén vacunadas. La recuperación económica se va a tardar quizás un par de años. 

 

—Ya que mencionas la economía no nos olvidemos que el gremio de empresarios artísticos ha sido uno de los más perjudicados por la suspensión total de actividades que sufrió desde marzo del 2020. 

A nuestra industria se le suspendieron primero sus actividades y va a ser la última en regresar. El nuestro es un negocio en que nos dedicamos a llevar gente a nivel masivo a los eventos. El factor económico es bastante grave. Y nos ha pasado a todos los compañeros que nos dedicamos a esto. Felizmente el gobierno ha ayudado. En ese aspecto estamos favorecidos. Algunos de nuestros trabajadores están en el desempleo y a los que no tienen ese beneficio tenemos que ayudarlos.

 

—En tu caso particular, tratándose de un artista tan importante como Anuel ¿cómo le has hecho para que no te demande tal como lo hizo Canelo Álvarez con Óscar de la Hoya? 

Yo no soy el representante de Anuel. Solo compré su gira. En diciembre del 2019 ya la habíamos terminado. Estamos viendo la posibilidad de hacer otra. Los artistas del mercado urbano no están sufriendo nada. Ellos generan mucho contenido y eso les proporciona bastante ingreso. Que yo sepa, nadie de ellos está sufriendo económicamente. 

 

—En el género llamado regional mexicano ¿la situación es muy distinta? 

Los más jovencitos, los que manejan los corridos tumbados y alterados, están recibiendo ingresos, pero no comparables a los urbanos. Ellos están bastante más avanzados en el uso de las plataformas digitales. En regional mexicano tenemos mucho camino que recorrer en eso.

 

—Tú fuiste uno de los fundadores de Promotores Unidos USA. 

Éramos entre 15 y 20 personas al comienzo. Siempre estuve en la Mesa Directiva y ahorita me eligieron para la presidencia. Hemos progresado y nos falta mucho todavía. Por lo que representa a nivel personal, en mis empresas vivimos del espectáculo. Dependemos de lo que hacemos en varios estados. Por eso es muy importante que hagamos estrategias para sacar adelante nuestra música mexicana. Esa es nuestra prioridad.

 

—¿Cómo calificas estos últimos diez años de la organización, Pedro? 

Definitivamente durante este período Mariana Escamilla (Presidenta entre los años 2014 y 2020) hizo un excelente trabajo. Dependiendo de a quién le preguntes, hemos crecido más o menos a un nivel regular pero con pasos bien firmes. Yo soy agresivo. Me gusta hacer cosas en grande. Me gusta la idea de que demos pasos gigantes para llegar con la música mexicana al lugar donde debe estar y ponerla tal como estaba en los años 80, 90 y principios del 2,000. Ha habido un declive. Y no se entiende, porque somos más de 120 millones de mexicanos en México y más de 50 millones en Estados Unidos. Somos una comunidad a quien le gusta la música, una comunidad muy consumidora de música. En Centro y Sudamérica la música mexicana también tiene muchos seguidores. Necesitamos que nuestra música se mantenga al día en todos los aspectos, que recobre su importancia y sus niveles de popularidad. Hay que ser realista. Ahora la más popular es la música urbana, ya que domina en todos los sistemas que miden la popularidad. 

 

—¿De qué modo se accede al apoyo que tú mencionas?

Estamos hablando con la gente del Latin Grammy, con Billboard y los premios de Univisión; y con las cadenas de radio procurando su apoyo a nuestra música mexicana. Al mismo tiempo le estamos pidiendo a nuestros artistas que hagan temas buenos, temas que puedan llegar a ser los éxitos del futuro. Esa es la meta que tenemos pensada. 

 

—¿Qué nos puedes decir de la presencia de TRIUNFO Magazine en estos 10 años de Promotores? 

Es una revista que siempre ha estado al lado de nosotros. No cabe duda que han enaltecido nuestra música mexicana y todos los que la apoyan son dignos de halagarse y darles las gracias por esa gran labor. Lo que tengo que decir son puras cosas buenas de la familia Garza, de Miguel, de su mamá, y todos los que laboran en la revista, la cual está muy bien consolidada y está siempre apoyando nuestra música mexicana. Nos ha hecho falta a lo mejor estar más en contacto y lanzar proyectos unificados que tengan éxito dentro de una misma estrategia. 

 

—Finalmente, Pedro, por favor dinos cuál va a ser el gran foco de esta primera junta presencial de Promotores Unidos USA en Las Vegas este mes de abril en plena pandemia.

Lo más importante es que vamos a vernos de nuevo y a darle seguimiento a estas estrategias. Tenemos varios comités, entre ellos uno de desarrollo y otro de premios. Quiero compartir nuestras estrategias con los compañeros y seguir creciendo para tener una organización similar a como operan las entidades grandes, desarrollando talento, buscando patrocinios para invertir en nuestra música y en nuestro mercado. Tenemos que pensar en grande y llegar a otros niveles, como la NFL que es una organización sin fines de lucro. Cada dueño de equipo opera independientemente. Lo mismo pasa con nosotros: somos una organización sin fines de lucro; pero la NFL monetiza muchas cosas, incluyendo los patrocinios y las transmisiones televisivas de sus partidos. Podemos duplicar el patrón de operaciones de ellos formando diferentes departamentos para hacer cosas en grande y no remitirnos a dar servicios primordiales a nuestros miembros porque las cuotas que cobramos son solo para solventar los gastos de las juntas, de la oficina y de la secretaria que tenemos. Si logramos patrocinios podemos crecer mucho. 

 

—¿Algún mensaje especial de tu parte para los asociados y para el público? 

Que sigan usando ‘tapaboca’. Lo vamos a traer varios meses más. Que nos sigamos cuidando, porque lo económico se puede recuperar, pero si el virus nos lleva al otro mundo… ya no hay manera de volver. Y que sigamos apoyando el mercado de la música mexicana